1925: Colegio María Inmaculada

0
228
Publicidad

La vivienda y terrenos pertenecían al señor Herminio León, quien lo había cedido para el funcionamiento del Colegio “Sagrado Corazón de Jesús, regentado por las Madres Betlehemitas.

Con motivo de la visita a Rubio del Arzobispo de Caracas Monseñor Felipe Rincón en los inicios del año de 1920, y con motivo de la celebración de un almuerzo que la alta sociedad rubiense le dispensaba al visitante el Presbítero Escolástico Duque, Cura párroco de Rubio, lanzó la idea de comprar los terrenos y edificios del Colegio, la cual fue muy bien acogida por los presentes. En poco tiempo se recaudaron los 40.000 Bs. exigidos por el propietario del inmueble.

El 21 de Junio de 1920 se registró el documento de compra-venta en la Oficina Subalterna de Registro de la ciudad. En diciembre del año 1925 se funda el Colegio María Inmaculada, a cargo de los dominicos colombianos los cuales a su vez se hacen cargo en 1926 de la dirección de la Parroquia Eclesiástica. Por varios años el Colegio funcionó en el local cedido por los compradores del mismo en el año de 1920, hasta que en 1940 los mismos hacen donación de éste a la Parroquia Eclesiástica.

Quienes donan el terreno y casa lo conforman los señores Juan José Alarcón, Teófilo Sánchez, Víctor M. Contreras, Carlos Eduardo Barroso, Alvaro Febres Cordero, y en representación de la Sociedad Mercantil Van Dissel Rode & y C. Sucesores, Daniel Uzcátegui, Leonardo Alarcón h., Juan Mendiri, Arfílio Romero y otros, a través de documento protocolizado en la Oficina Subalterna de Registro del Distrito Junín, con fecha del 12 de Julio de 1940.

… declaramos que cedemos y traspasamos de manera formal, definitiva e irrevocable a favor de la Iglesia Parroquial de Rubio, jurisdicción del Distrito Junín, del estado Táchira, todos los derechos y acciones que nos corresponden como co-propietarios en el inmueble que se adquirió con destino al extinguido Colegio Superior de Niñas que funcionó en esta ciudad con el nombre de “Colegio del Sagrado Corazón de Jesús”, y cuyo inmueble edificado sobre terreno propio está comprendido dentro de los siguientes linderos y medidas aproximadas: por el oeste, cuyo frente mide setenta y tres metros treinta centímetros (Mts. 62,30)m con la Calle Miranda; por el este, con calle Carabobo, en una extensión de cuarenta y dos metros (Mts. 42), y con casa de la propiedad de la Señora Ramona Gonzáles de Febres Cordero, en una extensión de veintiún metros (Mts. 21) y por el Norte, con propiedad de la misma señora Ramona González de Febres Cordero, Francisco A. Colmenares y de la señorita Pérez, dividida por tapias pisadas; este inmueble está formado por dos casas contiguas refundidas en una sola,… como la adquisición de este inmueble se hizo con el firme y deliberado propósito de dedicarlo para el funcionamiento del nombrado Colegio, la cesión de estos derechos de propiedad a favor de la Iglesia Parroquial de Rubio la hacemos con la condición expresa de que sea destinado exclusivamente para el funcionamiento de un plantel Católico de educación… El Registrador: C. J. Moncada. (R.S.D.J. Escritura N° 6. Protocolo I, Tomo Único. 12 de Julio de 1940).

La donación de la propiedad del edificio se hizo a condición de que fuese destinado para el funcionamiento de un plantel católico de educación, no pudiendo ser enajenado ni destinado para otro objeto. Este documento está fechado el 12 de Julio de 1940 y lo firma el Obispo Monseñor Rafael Arias y cada uno de los donantes. Constaba el edificio para esa fecha de dos casas familiares contiguas y refundidas en una sola. Su primigenia construcción era de tapia pisada, pisos de ladrillo quemado, corredores internos y patio, techos de madera, con cañabrava y teja.

En el año de 1975 fue remodelado insertándosele materiales modernos pero manteniendo su estilo colonial español.

Fuente: Jesús Acevedo Sánchez, Cronista de la Ciudad.

 

Reseña histórica De La U.E Colegio María Inmaculada

A inicios del Siglo XX se produjo en los habitantes de Rubio la necesidad, especialmente en las autoridades eclesiásticas y civiles, de crear un colegio privado donde se pudiera enseñar la doctrina cristiana-católica. Inquietud que se vio reflejada en la fundación de algunos institutos de enseñanza privada, los cuales aportaron grandes beneficios a la colectividad, entre ellos: “Sagrado Corazón de Jesús”, “Santo Tomás de Aquino” y “Católico Alemán”, todos de muy poca duración.

La fundación del Colegio “María Inmaculada” se debió al interés de Mons. Tomás Antonio Sanmiguel – primer Obispo del Táchira- y al párroco de Rubio, Pbro. Eloy Contreras. Un 24 de diciembre de 1925 se abren las matrículas, inscribiéndose 74 estudiantes para el año escolar 1925-1926, contribuyendo en ello el Pbro. Domingo Vivas y el Bachiller Justo Guerrero en tan importante inicio escolar. Dicha institución empezó a funcionar en terrenos pertenecientes al Sr. Herminio León, los cuales contaban para ese entonces con dos casas familiares contiguas, construidas con tierra pisada, madera y tejas, más sendos solares, siendo comprados posteriormente dichos terrenos por la cantidad de cuarenta mil bolívares (Bs. 40.000,00), gracias a la idea del P. Escolástico Duque y la gestión de Mons. Felipe Rincón González – Arzobispo de Caracas – quien en visita al Colegio “Sagrado Corazón de Jesús” regentado por las MM. Bethlemitas, 1920, apoyó tan maravillosa idea, registrándose ese mismo año el documento de compra-venta en la Oficina Subalterna, al hacer la compra del mismo.

En sus primeros años de existencia el colegio empezó a funcionar en el inmueble voluntariamente prestado por los compradores – asociación de varios habitantes de carácter civil y religioso – hasta el año 1940, quienes posteriormente lo cedieron a la Parroquia de Rubio con escritura legal. La cesión de la propiedad del inmueble se hace bajo la condición de que sólo sea destinado para el funcionamiento de un plantel católico de educación, no pudiendo ser enajenado ni destinado para otro uso. Documento éste que está fechado el 12 de julio de 1940, firmado por el Sr. Obispo Mons. Rafael Arias y cada uno de los donantes, incluyendo al P. Escolástico Duque, quien cede también sus derechos en el inmueble por un valor de dos mil bolívares (Bs. 2.000,00). Mención especial para el P. Evelio Acuesta – construyó nuevas aulas-, el P. Eusebio Alonso – larga trayectoria académica y religiosa-, diversos organismos del Estado y personalidades gubernamentales de la época a nivel local, regional y nacional, el P. Eloy Contreras, los Padres Dominicos de Colombia – RR. PP. Antonio María Sierra y Samuel Raimundo Mejía y el Hno. Agustín Suárez- el Cdno. Presidente del Ilustre Concejo Municipal del Dtto., Sr. Dn. Miguel Sánchez, Dn. Álvaro Febres Cordero, Dn. Leonardo Alarcón h., Dn. Federico Van Gucken y el Dr. Juan Ángel Arias, entre otros. Es un deber de mi persona y en agradecimiento a quienes han contribuido con el crecimiento institucional social, académica y espiritualmente, recordar con especial cariño y reconocimiento de su obra al Padre Florentino Flores, a la Prof. Francelina Pacheco, al igual que a la Lcda. Azalhia Niño – actual directora – quien en los últimos años ha hecho una encomiable labor en pro de los estudiantes, con gran apoyo de los Padres, Representantes y todo el Personal Docente, Académico y Obrero bajo su responsabilidad directiva y gerencial, ya que con su gestión ha logrado la creación del turno de la tarde.

No debemos olvidar en este momento tan especial del día de la Santísima Virgen María Inmaculada Concepción – 8 de diciembre –,llamada así porque La Virgen María nació sin mancha de pecado original y jamás conoció el pecado, nuestro colegio está de Aniversario: LXXXV (85) Años entregado al logro de formar excelentes estudiantes con una educación basada en los preceptos humanista y cristiano, marchando unido con diversos integrantes de la Parroquia Santa Bárbara de Rubio y de la mano con su pueblo desde el año 1925, para gloria de esta hermosa ciudad andina de connotada tradición cafetalera, con hombres y mujeres trabajadores, de corazón solidario y de arraigo humilde en el diario compartir del quehacer familiar.

Muchos son los insignes docentes y párrocos que han transitado por los pasillos y aulas del colegio y por el interior de esta iglesia, acompañando a sus discípulos, los niños y niñas que con el correr del tiempo se hicieron profesionales en diversas áreas y especialidades del saber humano. Entre los profesores y profesoras tenemos: Débora Pacheco, Benito León, Luis Hernández, Diego Ramírez Sánchez, Nelly Suárez de Chaparro, Nelda Gamboa de Cáceres, Angélica Moncada, Carmen Sánchez de Rivera, Emilia Bouquet de Carrillo, María Ángela de Durán, Virginia González de Acosta, Tirso Rafael Lara, Benigno Luna, Octaviano Núñez… Algunos párrocos/sacerdotes que dieron su vida y marcaron con su fe y entrega espiritual el corazón y el alma de sus feligreses, tenemos: P Faustino Rangel, P Martín González, P Evelio Acuesta, P Eusebio Alonso, P Pedro Mancebo, y en los últimos años y meses el Pbro. Isidro rubio Insausti, el Padre Santiago y el P. José Mediavilla… Es oportuno indicar que sin el apoyo y colaboración activa de tantos padres y representantes en el correr de los tiempos al igual que los de esta época del Siglo XXI, hubiese sido imposible construir todo un mundo de experiencia, saberes y anécdotas en pro de una institución católica privada que se ha ganado el respeto y admiración de todos los habitantes de este hermoso pueblo de Junín

Fuente: uecmi.blogspot.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí