A propósito de la Junta de Gobierno del 58

0
186
Publicidad

A pesar de la cantidad de años que han transcurrido desde aquel acontecimiento, aun resulta complicado juzgar el resultado que a la postre representó para el país.

Los años de democracia representativa vividos desde entonces fueron muy bien aprovechados por una oligarquía que comprendió la importancia de constituir un pacto de partidos para administrar las riquezas naturales del país en su exclusivo beneficio. Ello implicaba, sin duda alguna, el surgimiento forzoso de una clase media indispensable para asumir muchas y variadas tareas, fundamentalmente en el sector servicios. Fue así como se multiplicaron los colegios, liceos, escuelas, clínicas, centros de salud, bancos, empresas de seguros, centros comerciales y una gran cantidad de pequeños establecimientos mas bien artesanales que contribuyeron a darle soporte al esquema político administrativo sobrevenido, durante un largo período.

Pero el país no se industrializó y por ende no se desarrolló no obstante los abundantes recursos de que dispònía. Contra ello conspiró todo el tiempo una burguesía comercial importadora que conseguía amparo efectivo en sus nexos ideológicos, crematísticos y afectivos con la dirigencia política de turno. Al bajar la marea de los petrodólares necesarios para importarlo todo, quedó al descubierto el triste panorama productivo que hoy contemplamos y padecemos.

Esa burguesía, básicamente comercio-importadora y sus socios políticos, amasó grandes fortunas que en condiciones ventajosas convirtió en divisas como el dólar y los colocó en bancos e inversiones foráneas. Se trata de cantidades impresionantes, concentradas en cuentas de minorías privilegiadas que todavía hoy continúan quejándose por no tener acceso a divisas baratas, subsidiadas en desmedro del bienestar social.

De qué sirvió entonces el derrocamiento del general MPJ y su corte? Sirvió para fortalecer un sector de la sociedad que aún controla significativas parcelas de la economía en toda su extensión, y al sistema político vigente por intermedio de partidos asociados cuyo talante corrupto y depredador no tiene límites.

Oscar Torres

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí