Al Cronista en su día

1
142
Jesús Acevedo Sánchez, Cronista de la Ciudad de Rubio
Publicidad

De lo que carece el Cronista Oficial en la Ciudad Pontálida

Jesús Acevedo Sánchez, ¡allí está!
En Rubio bella población andina,
de una pequeña oficina,
fungiendo de Cronista de la Ciudad

Vehemente, afecto a su labor
a que de computador carece,
soportando calor alguna veces
pues tampoco posee un ventilador,

Pero tal situación no le amilana
aunque de lo contrario se piense
atiende a su pueblo de buena gana.

Entusiasta, feliz con alegría,
el es Cronista que no, amanuense,
del ayuntamiento o alcaldía.

— 0 —

Nota breve

Ejercer el oficio de Cronista de la ciudad, tiene de suyo; cierta complejidad, por el acopio de conocimientos que se debe atesorar de diversa índole; Orígenes, Folclore, tradiciones, acontecimientos locales brillantes u obscuros, personajes notables o típicos, costumbres, leyendas en fin todo lo que se relaciona con la herencia y las tradiciones de los pueblos y sus habitantes, es ir escribiendo los progresos o rémoras en acontecer cotidiano de la localidad, para mantener viva la memoria y no se pierda la identidad. El actual Cronista Sr. Acevedo Sánchez, posee todas esas cualidades y más. Cuando es consultado por estudiantes de los tres niveles de la educación o por personas particulares siempre está presto dar una respuesta veraz y oportuna y de no tenerla a mano encamina al consultante a donde puedan ofrecerle el dato requerido. Conducta esta muy rara de observa en la mayoría de los servidores públicos quienes se envanecen con los cargo<,s pues bien, este señor no tiene computador oficial ni servicio de internet, la computadora que usa es de su propiedad y esta obsoleta, casis inservible, el CPU o procesador no tiene cubierta, y la paradoja del asunto es que en ciertos despachos de la alcaldía, hay quien lo tiene y no lo usa o lo utiliza poco. Ahí queda esta inquietud para quien pueda resolver ahora que se acerca la fecha conmemorativa del cronista, el día 20 de Mayo.

Por Aquiles.apriet@hotmail.com

1 COMENTARIO

  1. A mi apreciado y siempre respetado Don Chucho, perdon, el maestro Jesus Acevedo, nuestro ilustre cronista, el andarin por los tiempos de las letras junienses, a él, el mas caluroso saludo. De sus valiosos trabajos hemos aprendido, es el maestro que enseña, . . . . el que con aquella imàgen que le caracteriza cuando arruga el ceño y alza su semibarbudo menton como apuntando se prepara para disparar su palabra «NO SEÑOR. . , ESA VAINA NO ES ASÍ PORQUE . . . . ,» y se acomoda en su vieja silla, saca un cigarrillo, lo enciende y se acomoda en su silla, es la silla de su brioso corcel andarín en el tiempo, el del caudal de su valioso conocimiento sobre Rubio, su información es poderoso vehìculo que de un salto arremete briosamente sobre quienes le escuchamos hablar, se extiende sobre el largo camino de su importante ponencia «Por las Tierras de Junín», es celoso en su importantìsima disertación ante la cual los ignorantes oyentes cayamos, nos crea en la imaginación un bello paisaje ancestral, sus ojos negros miran fijamente, no ven al interlocutor porque está repasasando a velocidad gigantesca la enorme biblioteca que en su memoria no está de adorno, con un destello brillante de sabidurìa pinta el paisaje de maravillosa elocuencia, porque es así, a Chucho nadie le mete coba, su caudal intelectual no le llegó en una caja de jabón ACE, Chucho es rubiense de pura cepa, cepa de alta calidad, de madera que no le entra ni coquito ni comején, no tiene pelos en la lengua, tendrá otra cosa, menos pelos, posiblemente unas gotas de café valereño condimentado milagrosamente. . . . , es el verbo académico de alto nivel aprendido en la Universidad de la vida, de su vida transcurrida hermosamente por tierras de Don Gervasio. Honor a quien honor merece, Don Chucho.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí