Al menos 350 familias de Rubio arriesgan sus vidas en paso improvisado

0
384
Los vecinos deben caminar por las piedras en la quebrada.
Publicidad

A riesgo deben pasar al menos los integrantes de 350 familias rubienses, porque la pasarela que comunica a los sectores Piso de Plata con Mata de Guadua y el centro de la capital de Junín colapsó en noviembre del 2020 y ningún organismo se ha acercado para solucionar el problema.

Yadira Argüelles, habitante del sector, aseguró que la referida estructura se dañó el año pasado, cuando las lluvias hicieron estragos en la comunidad.

“Tenemos que pasar por un camino improvisado, entre las piedras de la quebrada. Es la única manera de llegar al centro de Rubio para hacer compras y demás diligencias”, afirmó y agregó que ya se han registrado varios accidentes, como el de un señor que le saturaron la pierna con 45 puntos, y una señora que pasaba con su bebé y cayó.

Julio Sandoval, quien vive en Piso Plata II, hizo un llamado a las autoridades competentes porque ya han pasado ocho meses incomunicados. Lo que unía a esas comunidades con el resto de la población de Rubio era la pasarela, pero las bases cedieron y se derrumbó. “Aquí han venido autoridades del municipio y han tomado fotos, pero no regresaron. La solución que hemos tenido es solo promesas”, declaró el vecino y pidió ayuda a los entes municipales, regionales y nacionales, aunque sea con los materiales.

Temen por sus vidas

“Cuando llueve no hay circulación por el paso provisional que utilizan y cuando el río merma, el paso es a riesgo”, enfatizó Sandoval y añadió que ya ha habido lesionados en el intento, sobre todo personas de la tercera edad, por lo que hizo un llamado al alcalde de Junín y lo invita a que haga acto de presencia y verifique la realidad que padecen.

Entre las comunidades afectadas, los lugareños citaron: Piso de Plata I y II, Colinas de Bello Monte, Cumbres Andinas, Brisas del Carapo, El Poblado, Mata de Guadua y San Rafael.

Son al menos 350 familias afectadas que claman una pronta solución, porque cada vez que deben transitar por el camino de piedras temen por sus vidas. Además recalcaron que el agua de esa quebrada no es limpia, porque allí desembocan cloacas de otras localidades.

Virginia Barrientos, vecina de Colinas de Bello Monte, aseveró que ya tienen ocho meses arriesgando sus vidas y, a su juicio, las responsables son las autoridades porque no se han ocupado de reparar la pasarela o instalar un puente, como lo anunció el alcalde de Junín.

Fuente: lanacionweb.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí