Ana Erika Gómez Berbesí: caficultora y empresaria

0
274
Ana Gomez
Ana Erika Gómez Berbesí: “Nosotros, los pequeños industriales del café, estamos en una situación crítica.”
Publicidad

Ana Erika Gómez Berbesí Nace en una pequeña finca en la vecina población de Santa Ana del Táchira, municipio Cordoba. Y por destino de la vida, desde que tiene los cinco años de edad, se instala a vivir en Rubio, municipio Junin.

Es la menor de seis hermanos, y sus padres fueron productores de café en la época donde los Alemanes dominaban la producción. Manifiesta con orgullo: “Yo me crié bajo la sombra de una mata de café.”

Al abordar su casa me dice que la situación de nuestro país es grave: “Nosotros, los paqueños industriales del café, estamos en una situación crítica. Y si esto se agudiza hasta el proximo año, muchos vamos a desaparecer… Muchos estamos improvisando cosas que no deberiamos hacer, pero que hacemos para poder sobrevivir.”

Ana Erika es propietaria de una conocida marca comercial: Café San Gregorio. Y expresa con sentimiento que el café es su vida, la vida de sus hijos y la de su familia. “Mis alegrias y tristezas me lo ha dado el café. Soy una enemorada del café. Cuando hablan de café, yo lo defiendo; cuando yo hablo de café, lo hago con amor y respeto.”

Erika, dice que en el campo se perdió la tradición de ayudar al otro: “Hoy día usted pide un favor, y nadie te ayuda. Te ven en peligro, y nadie te ayuda. Y eso no puede suceder. La familia caficultora de Venezuela ha perdido la esencia de la palabra Unidad. Es necesaario estar unidos, apoyarnos unos a otros.”

“Si nos uniéramos todos los productores de café, la situación seria otra. Al productor de café no se le ha dado el sitio que merece. Los caficultores debemos unirnos para defender nuestros derechos”

Tambien dice que “estos últimos veinte años han sido trágicos para el rubro café. Empesamos en caida libre y aun no se ha detenido el deterioro del sector. El Táchira, productor importante en pasados años, pionero en cultivos y en exportaciones, y con una sede del Instituto de Investigaciones Agrícolas (INIA), la que estudia plagas y enfermedades, a pesar de eso, hemos pasado a últimos lugares en producción de café.”

“Con decirte que hoy día reunen a los caficultores de Venezuela para tomar alguna desición de política nacional, o para apoyar alguna gestión del gobierno, y al Táchira no nos invitan. No participamos porque según, no cumplimos con las exigencias de la producción nacional. Es decir, nosotros estamos muertos como productores. No producimos suficiente café.”

¿A qué se debe eso?

“Malos manejos en la gestión de la caficultura. Por ejemplo, el Táchira se caracteriza por preparar el mejor café de Venezuela para exportar. Ahora son los estados Lara y Portuguesa donde se concentra la mayor producción del rubro. ¿Pero, sabes que producen? Punta e’ cola. Eso quiere decir que el productor no tiene ningún incentivo para preparar un buen café. Si el productor lleva a la industria un café de calidad, le pagan lo mismo e igual precio que un café de pesima calidad. Entonces no hay incentivo al productor, no hay amor hacia la caficultura, hacia la producción.”

“Los industriales del Tachira se dieron cuenta que si no tienen café, están muertos. Entonces reaccionaron; por ejemplo, la pequeña empresa más grande del Tachira en industrializar café es la marca Concafé. Su gerencia decidió sembrar dos millones de plantas por los lados de la población de Río Chiquito, y pronto comienzan a cosechar. Van a procesar el café que producen en su propia industria. Y eso es bueno.”

“Entonces los caficultorews del Táchira debemos volver a sembrar café. Es necesario sembrar todos los años auque sea un poquito. No hay que dejar de sembrar. Ya algunos productores de la región comenzaron a sembrar y pronto tendremos excelentes resultados. El índice de la producción de café en el Táchira volverá a crecer. Por eso, es necesario motivar e incentivar a nuestro productor.”

También en sus observaciones, la empresaria y caficultora Ana Erika, expresa que el café orgánico es otra área importante que debemos comenzar a producir. “ Nuestras tierras están limpias y descansadas, están aptas para producir ese tipo de café especial.”

Para culminar, Ana Erika Gómez Berbesí, dice que ella es una de las pocas mujeres que trabajan en la industria, producción y comercialización del café: “La mayoría son hombres. Y en este trabajo ellos me han dado duro. Pero yo no me dejo, no me voy a dejar, voy a seguir adelante, auque digan que el café es un negocio de hombres hecho por mujeres… Yo soy la excepción.”

Entrevista realizada por el Lic. Julio Veroes a principio de 2021.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí