El Ángel de los estudiantes

1
331
Publicidad

Era una mañana cálida y luminosa. El mercado de Rubio estaba muy concurrido. Por todas partes se exhibían hermosos frutos, hortalizas y toda clase de alimentos. Luz Marina pasa por los puestos de flores y compra un ramo de claveles de varios colores. Con la ayuda de la vendedora de flores arregla un bonito ramo que lleva cuidadosamente. Sale del mercado y tropieza en una esquina con un viejo amigo.

– ¡Hola, Luz Marina!, ¡cuánto tiempo sin verte!

– ¿Qué tal, Alberto? ¿Todo bien?

– ¿Hacia dónde te diriges?

– Hacia el cementerio.

– ¿Al cementerio…?

– Sí, voy a cumplir una promesa.

– ¿Me permites acompañarte?

– Claro, estaré encantada.

Los dos muchachos van por las calles de Rubio camino al cementerio. Conversan animadamente: estudios, familia, proyectos… Pasan puentes y comienzan el ascenso de la cuesta que da al cementerio. El joven mirando las flores pregunta:

– Me dijiste que era una promesa, pero no me has dicho de qué se trata.

– Es verdad, prefiero que me acompañes y al lado de la tumba te cuento.

– Está bien.

Entran en el cementerio y caminan despacio por los senderos entre las tumbas.

– ¡Ahí es…!

– Se acercaban a una tumba que tenía muchas flores y velas encendidas, también libros, cuadernos y lápices. Alberto leyó en la lápida:

“Juan Carlos Parada Rodríguez”.

– ¿Es familiar tuyo?

– Juan Carlos era un joven estudiante afable y cariñoso, todos lo querían, pues siempre estaba dispuesto hacer el bien. Hace más de cincuenta años, en unas vacaciones se fue a Guasdualito. Unos malhechores lo atracaron para robarle y le dieron un tiro, poco después murió. Lo trajeron para acá y lo enterraron en este cementerio. Ha ayudado a mucha gente, especialmente a los estudiantes. Eso que ves sobre la tumba son promesas. Siempre permanece llena de flores, velas, y otros objetos. Yo no lo creía. Vine a pedirle ayuda y enseguida sentí la sensación de presencia, un escalofrío me recorrió el cuerpo y me pareció que alguien me acompañaba, pero no tuve miedo, sabía que era Juan Carlos. Estudié mucho; presenté mis exámenes y al recibir mis notas tuve la alegría de haber aprobado todas las materias. Eso se lo debo a él, pues, con el tiempo que dejé de asistir a clase parecía imposible lograrlo.

– Parece increíble, Luz Marina.

– La familia Parada Rodríguez, a pesar del dolor de haber perdidos a Juan Carlos, está muy animada al saber que un muchacho tan bueno y cariñoso conceda favores y siga ayudando a todos los que lo solicitan con fervor. Se ha corrido la voz y de todas partes llegan a su tumba. Ha ayudado a muchos estudiantes, la prueba son esos objetos que están ahí.

– ¿Le dan algún nombren especial?

– Sí, lo llaman “El Ángel de los Estudiantes”.

Luz Marina arregló las flores en un florero, se arrodilló y quedó callada por un momento, Alberto comprendió que estaba rezando y conmovido pidió también a Juan Carlos que lo ayudara a terminar con éxito su carrera.

Lolita Robles de Mora

1 COMENTARIO

  1. Soy nativa de Rubio. Vivo en San Diego, California, USA. Me fascina ésta publicación, desde que la descubrí en internet hace unos tres o cuatro años.Toda mi familia es de Rubio. Mi papá fue director de un liceo de allá cuyo nombre no recuerdo. Recuerdo ir a las competencias de volley ball. Su nombre es Jose Antonio Romero Nieto. Alguien tiene que recordarlo. Mi mamá es Haydee Hernández, hija de Carmen Hernández Peñaloza, mi bella abuelita que tuvo ocho hijos y uno adoptado. Fuimos muy buenos amigos de la familia Ocariz. Tengo bellos recuerdos de mi niñez. NECESITOSU AYUDA. NECESITO la receta COMPLETA de la autentica HALLACA ANDINA. No la hallaca caraqueña que publicaron hace poco. La HALLACA ANDINA. Me la pueden mandar por este correo? Por favor, lo mas pronto. Hace unos 20 años hice unas 300 hallacas andinas para la Casa de Venezuela aqui en San Diego con la receta de mi mamá, pero la perdí. Mi mamá ya murió. Sólo me quedan Uds. Confío en que me manden la auténtica receta para dársela a mis hijos y que continúen la tradición. Gracias mil.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí