domingo, noviembre 27, 2022
InicioNuestra Gente"Cascarita": Gloria del deporte Tachirense

«Cascarita»: Gloria del deporte Tachirense

Texto: Ana Ragua
Fotos: Flia. Moreno Monroy

Edgar José Moreno Monroy «Cascarita » un Rubiense que por generaciones a través del deporte ha llenado de trofeos y alegrías a la ciudad de los puentes.

Nace un diez y seis de enero de 1953 en el sector la Palmita de la Ciudad de Rubio en manos de la partera Blanca Hernández. Su padre Antonio José Moreno Durán; recaudador de rentas municipales en el concejo municipal de la época, deportista muy popular y dicharachero. Su madre Esther Josefina Monroy Manrique; modista y amante de la composición musical.

Al preguntarle a Edgar Moreno «Cascarita cómo fue su niñez se queda pensativo tratando de hilvanar los recuerdos de su afectuosa vida de la infancia y enseguida responde «todo era muy bonito «…» viví en lo que se llamó pueblo viejo cuando Rubio comenzó a crecer; era un lugar con muchas casas grandes al estilo colonial, allí transcurrieron los primeros años de mi vida”. Recuerda que existió un grupo de jóvenes llamados los «Uripedes» los cuales se encargaban de cuidar y mantener el orden en ese lugar colaborando así con la policía local. Vivió con tristeza la transformación estructural del pueblo viejo Rubiense; la demolición de grandes casas coloniales y la creación de nuevas estructuras como el puente metálico que aun hoy en día permanece allí y que une a la Palmita con el resto de la Ciudad de Rubio.

Recuerda con añoranza las enseñanzas de sus primeros maestros quienes le inculcaron la importancia del patrimonio local de su pueblo pues para ellos «aquellas casas coloniales eran lo más bello que tenía Rubio » y nombra a sus maestros Roberto Colmenares, Rita Angarita, María E. Delgado, Juan B. Pernalete, Diego Ramírez y Porfirio la Cruz.

Entre sus anécdotas recuerda que la policía municipal, le regaló las primeras pelotas con las cuales jugó ya que este cuerpo policial consideraba que «era mejor ver a los niños jugando que haciendo cosas menos productivas.»

Recuerda que para esa época se le enseñaba con gran arraigo la formación religiosa, las normas de urbanidad y las buenas costumbres como el asistir a misa todos los domingos, el respeto a los mayores y el aseo personal entre otros.

Disfruto mucho el jugar en la calle; allí ganó experiencias como deportista pues imitaba a los grandes deportistas de su época como Cecilio Prieto; jugador del deportivo Rubio en 1957 y al profesor Tulio Hernández …decía «así batea…»

Desde muy niño sobresalió en el deporte en sus diversas modalidades: béisbol, voleibol, fútbol, atletismo, de igual manera jugo y disfrutó de los juegos tradicionales de su época como chapitas, pelotas de trapo, metras.

Otra de sus anécdotas la cual recuerda con gran picardía es esta: «Jugando pelota de goma rompió un vidrio de la dirección del grupo Sucre de modo que el director salió al patio y preguntó quién había bateado esa pelota y de esa manera nació el primer equipo de béisbol infantil del grupo Sucre de Rubio en el año 1963 y representó a esta Ciudad en los criollitos de Venezuela en ese mismo año siendo el manager el profesor Orlando Báez».

Posteriormente paso a la categoría de béisbol menor en 1966 y estudia en el liceo Carlos Rangel Lamus de la ciudad de los puentes donde obtiene el título de bachiller en humanidades en el año 1972.

En el transcurso de su educación básica y diversificada cumple con el rol deportivo de representar al liceo Carlos Rangel Lamus en los juegos estudiantiles municipales, estadales y zonales; es allí donde también represento al Táchira en Voleibol, béisbol y softbol en la categoría juvenil y primera categoría.

Otra de sus facetas ha sido el canto, es por eso que perteneció al Orfeón de la Unidad Educativa Gervasio Rubio entre 1967 y 1972; luego se inició en la labor docente en el Ciclo Básico Pedro Antonio Ríos Reina de la ciudad de la Fría como profesor de educación física, igualmente en el liceo militar Jáuregui de la Grita entre 1972 y 1974. En este mismo año lo trasladan a Rubio donde se desempeña en la labor docente en la Unidad Educativa Gervasio Rubio la cual para esa época era conocida como instituto de educación medía de Rubio. En 1975 contrae sus primeras nupcias con Sonia Maldonado con quien procreó a dos de sus hijos Lesly y Edetlfer T. Moreno Maldonado.

En este mismo año 1975 se inaugura el Ciclo Básico las Américas donde participa como miembro fundador y profesor de educación física. Se desempeña también en el colegio Nazaret hoy conocido como colegio el Rosario; igualmente en el colegio los Andes y después culminó du labor docente en el Ciclo Diversificado » Carlos Rangel Lamus de la Ciudad de Rubio.

Entre 1972 y 1980 representó al Táchira en los juegos nacionales de béisbol doble A y con el deportivo Rubio desde 1972 a 1978. De este mismo modo represento al Táchira en el nacional de béisbol. Para 1971 representa al Táchira en softbol en Ciudad Bolívar y en Voleibol lo representa en tres eventos internacionales.

Para 1974 es el jugador más valioso del Nacional. En 1975 quedó en la preselección nacional de béisbol doble A. Representa a la Ciudad de Rubio en varios eventos estadales y en algunos eventos internacionales.

Importa, y por muchas razones de su vida, mencionar nuevamente su faceta como cantante pues fue el creador de la Serenata «Los docentes le cantan a su pueblo» en el año 1996 en la ciudad de Rubio donde participó seis veces. También perteneció al Orfeón de la normal Gervasio Rubio participando en diversas serenatas a nivel municipal y estadal. Perteneció al grupo musical Marnes (Martín y Néstor) también al grupo cultural de docentes jubilados de la Universidad de los Andes, en San Cristóbal llamados » Los Bohemios de la ULA».

Para 1985 contrajo matrimonio con Yosmira Muñoz R. en la ciudad de Rubio con quién procrea a sus hijos Edgar José y Edgar Jesús Moreno Muñoz quienes conforman un hogar donde reina el amor y la armonía en unión familiar.

En los atardeceres de su vida goza y le encanta hacer reflexiones y recordar a través de «añoranzas de mi pueblo»; una manera de evocar al Rubio de ayer. Su casa es un museo muy singular donde se exhiben múltiples objetos que son testimonio de sus vivencias y un reflejo de lo que ha sido su transitar por el mundo del deporte y la educación además de los diversos reconocimientos y galardones recibidos. Por último, es preciso acotar que Edgar o «Cascarita» como es cariñosamente conocido; fue y siempre será el primer criollito de Venezuela.

Escuchar a Edgar Moreno o «Cascarita» hablar sobre sus andanzas y sus grandes logros en el deporte te llena de emotividad y te genera sentimientos de alegría y de añoranza por aquellos tiempos maravillosos de la Venezuela hermosa, triunfante y progresista que muchos conocimos y que anhelamos volver a tener añoranza por aquellos tiempos maravillosos de la Venezuela hermosa, triunfante y progresista que muchos conocimos y que anhelamos volver a tener.

Galería Fotográfica

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

NUESTRAS REDES SOCIALES

14,866FansMe gusta
1,226SeguidoresSeguir
43SeguidoresSeguir
1,087SeguidoresSeguir
212SuscriptoresSuscribirte