¿Cómo proteger a los niños ante las bombas lacrimógenas?

0
153
Publicidad

Ante las últimas exposiciones a gases lacrimógenos durante las manifestaciones en Venezuela –que por la acción de los cuerpos de seguridad pueden sorprender hasta dentro de las residencias– los papás suelen entrar en desesperación por no saber cuál es la mejor forma para prevenir los riesgos y ayudar a sus pequeños en caso de ser necesario. Irritación en las mucosas, lagrimeos, ardor en los ojos, tos, dermatitis, entre otros son los síntomas inmediatos que puede observar tanto en niños como adultos al entrar en contacto con estas sustancias.

Lo primero que hay que saber, es que las bombas, más que gases, son como un polvo de partículas, que tienen un peso específico y por ende caen al piso, explica Julia Martínez, pediatra Neumonóloga del Instituto Médico La Floresta.

«Los niños con condiciones respiratorias como el asma, rinitis alérgicas y otras alergias de las vías respiratorias son los más vulnerables en esta situación país donde los gases podrían ingresar a sus casas a cualquier hora del día o la noche.»

Entonces, la primera medida a considerar con los infantes radica en que los niños no deben estar en el piso. “Las partículas se sedimentan rápido y caen. Se concentran más abajo que arriba. Por eso colocarlos en el piso o esconderlos debajo de la cama son medidas que no se deben tomar”.

El mensaje más importante para los papás que se encuentran en esas zonas de exposición es tratar al máximo de mantener en casa todo cerrado y cubrir las ventanas con superficies húmedas como trapos, paños o sabanas, para intentar filtrar el aire y que no se cuelen al interior los gases, señala Martínez.

La siguiente recomendación consiste en rociarlos con agua de bicarbonato. La pediatra recuerda que el vinagre es un ácido y colabora con la quemadura que esos gases producen, dado que son agentes irritantes. “El agua con bicarbonato es mucho mejor”. Intente evitar que los niños restrieguen sus ojos, lave su carita con abundante agua.

Por prevención, el llamado para los papás de niños alérgicos y asmáticos es a poseer en casa los medicamentos necesarios. “Es preferible el uso de las aerocámaras y no de los nebulizadores comunes, ya que las aerocámaras son mucho más rápidas y efectivas. Se deben tener a mano broncodilatadores y antiinflamatorios”.

Consulte al médico para administrar la dosis correspondiente de algún antialérgico como loratadina, antihistamínicos, desloratadina o cetirizina, en caso de ser necesario. No automedique usted al niño.

Lo importante es alejar a los niños del posible contacto con los gases. Otra idea que se podría considerar –si ese día no tiene la suerte de estar en racionamiento o le toque el corte de agua– es ingresar a la ducha del baño con los niños, ya que los gases frente al agua se diluyen.

El equipo de Psiquearte, en su campaña de redes “Paz Adentro”, también genera algunas recomendaciones en caso de exposición con bombas. Una de ellas es retirar la ropa hacia abajo, evitando que las partículas adheridas a éstas vuelvan a pasar por la cara. Así como, por supuesto, la principal recomendación es que no llevemos a nuestros niños a manifestaciones.

En cuatro claves

1. Evitar que el gas entre a casa.

2. En caso de que haya entrado, meterse en un lugar donde se puedan cubrir con paños húmedos las puertas y ventanas.

3. Tener a mano preparada agua con bicarbonato para esparcir en el rostro y la piel.

4. Poseer medicamentos para niños que tengan una condición respiratoria especial. Y tener siempre a mano antialérgicos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí