Compañía Anónima de Energía y Luz Eléctrica de Rubio: Casi medio siglo de operaciones

0
101
Publicidad

La empresa, funcionó desde 1911 hasta 1960, cuando pasó a manos del Estado venezolano como parte de la Compañía Anónima de Administración y Fomento Eléctrico (CADAFE). Fue el centro de generación y distribución de la energía eléctrica que abasteció la ciudad pontálida y algunos pueblos vecinos durante casi 50 años. Sus orígenes se remontan a finales del siglo XIX, cuando producto del auge que vivía la región por la producción y de café, surge la necesidad de la energía eléctrica para el alumbrado público y como fuerza motriz de los ingenios que producían el preciado grano con calidad de exportación. También influyó notablemente el progreso que le dio al país el “Ilustre Americano”, Antonio Guzmán Blanco durante sus gobiernos.

En el año 1895 se dio el primer paso cuando, por intermedio del Ministerio de Obras Públicas (MOP), se hizo una contratación para la instalación del alumbrado público en Rubio; sin embargo, esto no comenzó a hacerse realidad sino hasta 1909, cuando se organizó una junta con el fin de solicitar al General Juan Vicente Gómez, la ejecución de las obras necesarias para llevar a cabo el proyecto de generar energía eléctrica para el pujante pueblo. Es así, como por medio del MOP se promueve la creación de una empresa para este fin, proyecto que se cristalizaría con la inauguración de la planta el 5 de julio de 1911, fecha en que se celebraba el Primer Centenario de la aprobación del Acta de la Independencia venezolana por parte del Congreso de 1811.

Previamente, la junta nombrada, se había encargado de hacer los contactos con algunos proveedores de Suiza y Alemania, para la adquisición de la maquinaria, partes, piezas y repuestos necesarios para la puesta en marcha de la planta. También se adquirió un terreno aledaño al río Quinimarí en el sector de Río Chiquito, donde se construyó un inmueble para instalar las primeras máquinas, el tanque y la tubería que decantaba el agua, para hacer posible el milagro de producir energía eléctrica.

En sus inicios, la empresa firmó un convenio con el Ayuntamiento del para ese entonces distrito Junín, con una duración de 50 años, mediante el cual el Concejo no le cobraba los impuestos de ley a la compañía, y a cambio, ésta le brindaba el alumbrado público al pueblo y a las instituciones que funcionaban en beneficio de la colectividad, sin ningún tipo de costo para la municipalidad.

A finales de la década del 20 llegó a Rubio, proveniente de Caracas, el ingeniero alemán Werner Hornung, movido por la curiosidad que suscitó en él un comentario que le hiciera en la capital un compatriota, el cual le aseguró que en el Táchira existía un pequeño pueblo que tenía luz eléctrica hasta las seis de la tarde, si no llovía. El señor Werner comprobó las palabras de su amigo y terminó instalándose definitivamente en Rubio.

Ante la inminente demanda del fluido eléctrico, la compañía de luz eléctrica tuvo la necesidad de contratar al ingeniero alemán, quien duró varios meses en la planta de Río Chiquito montando nuevos transformadores y mejorando la calidad del servicio; luego, se trasladó a Rubio, donde se empeñó en construir el nuevo edificio para la compañía en la misma población. El ingeniero Werner Hornung llegó a ser presidente de la empresa, gozando de la confianza de los accionistas, por su rendimiento y honradez hasta que los socios le venden la empresa a CADAFE en 1961.

Las instalaciones construidas en Rubio se encuentran ubicadas en la avenida Manuel Pulido Méndez, dentro de una parcela esquinera de 1.600 metros cuadrados aproximadamente, que había sido adquirida previamente. En la parte central se ubica el edificio principal, al que se adosan otros dos más bajos, uno hacia el lado derecho y otro en la parte trasera, los cuales se construyeron a base de ladrillos de arcilla macizo. El techo es a dos aguas, conformado por láminas de zinc, sobre una estructura metálica que le da soporte. En las áreas de retiro que complementan el conjunto se ubicaban los tanques para almacenar líquido en la parte norte y en lado posterior un área techada con estructura y cubierta metálica, destinada como estacionamiento y almacenamiento de materiales. El diseño de la planta y la maquinaria eran de factura alemana y fue puesta en marcha el 09 de octubre de 1949, con la colaboración de algunas firmas comerciales y la ayuda de los lugareños de la zona

El edificio representa un modelo de la arquitectura industrial venezolana de principios del siglo XX, con notable influencia europea, específicamente de Alemania. La fachada principal del edificio nos muestra una puerta central, donde además destaca el nombre de la empresa en un frontón superior. Posee ventanas verticales que destacan por ser bastante alargadas, gracias a la altura de la construcción. Dentro del edificio principal estaba la maquinaria que proporcionaba la fuerza eléctrica necesaria para el alumbrado y los ingenios de las haciendas vecinas, tanto de café como de caña de azúcar, de una forma más segura, eficiente y económica. Aún existe en el sitio, parte de los generadores eléctricos que aún permanecen en sus ubicaciones originales. El resto de la maquinaria ha ido desapareciendo con el tiempo, dado el estado de abandono al que ha sido sometida esta importante instalación, que debería ser Patrimonio Industrial de Rubio. A pesar de que no ha tenido el debido cuidado y mantenimiento, la estructura aún conserva gran parte de sus características originales.

No cabe duda que la Compañía Anónima y Luz Eléctrica de Rubio fue un gran aporte al progreso del pueblo rubiense y orgullo del Táchira.

 

Compania Luz Electrica de Rubio

La primera imagen corresponde al traslado de una turbina a la planta eléctrica de Rio Chiquito, se observa como los obreros ayudan a mantener el equilibrio de la pesada maquinaría durante el trayecto con mecates; la misma fue captada por el ingeniero Werner Hornung en 1939. Foto perteneciente al archivo de Verónica Hornung, publicada inicialmente en el folleto No. 3 de la Crónica Visual del Táchira (municipios Capacho y Junín), editados por la Fototeca del Táchira. Me fue enviada cortésmente por el señor Gustavo Ignacio Hernández Rojas, curador de los archivos del ingeniero Hornung.

Compania Luz Electrica de Rubio Compania Luz Electrica de Rubio

La segunda y tercera foto nos muestran la edificación donde funcionó la primera planta de la C. A. de Energía y Luz Eléctrica de Rubio, y parte de las turbinas que servían para generar la fuerza eléctrica que producía la compañía, ubicada en Rio Chiquito, en las márgenes del rio Quinimarí. Estas fotos fueron tomadas del artículo escrito por Norma García de Hernández, titulado “Rio Chiquito: Patrimonio Vernáculo Construido en Vía de Extensión”, el cual fue publicado en la página web de la Universidad de Barcelona (España).

 

Compania Luz Electrica de Rubio

En la cuarta imagen vemos el momento en que Carmen Uzcátegui rompe la botella de champaña en uno de los equipos del nuevo edificio sede, para darlo por inaugurado el 09 de octubre de 1949. Foto perteneciente al archivo de Verónica Hornung, tomada de la página web “desderubio2” extensión .com. La misma fue coloreada por Alan Jaén.

El resto de las gráficas nos muestran la edificación descrita en la reseña, tanto externa como internamente, tal y como se encontraba entre los años 2013-2015; las mismas fueron tomadas por Ana Cecilia Vega Padilla, como parte del trabajo titulado “Musealización de la Antigua Planta Eléctrica de Rubio, Edo. Táchira”.

La fuente original de casi todo lo escrito en la reseña es el libro “Rubio ayer y hoy”, de Gonzalo Fuentes La Cruz y publicado por Litoformas en Cristóbal – Venezuela. También se tomó información de: 1) la pagina web del municipio Junín, “desderubio2” extensión .com; 2) artículos titulados “Y llegó la luz” (I y II) de Marlen Leal, editados por la Fototeca del Táchira en el folleto No. 3 de la Crónica Visual del Táchira (municipios Capacho y Junín) y 3) Trabajo elaborado por Ana Cecilia Vega Padilla, titulado: “Musealización de la Antigua Planta Eléctrica de Rubio, Edo. Táchira”, presentado ante la Universidad de Granada (España), como parte del curso de “Experto en Gestión y Conservación del Patrimonio”.

Reseña: Lcdo. José D. Rico Carrillo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí