Don Herminio y el Carapo

0
198
Publicidad

Cuenta don Rafael María Rosales, antiguo cronista de San Cristóbal y sempiterno cuentista de ”La ciudad de tantos puentes” su memorista, en su libro «Rubio, la ciudad del pueblo; que en Rubio “Don Herminio L., un hacendado que había llegado a Rubio años antes con el empeño de trabajar, encontrándose sentado en el corredor de su hacienda cerca del camino que daba acceso a otros fundos, se le acercó un pordiosero para rogarle una limosna en el nombre de Dios, a la que respondió Don Herminio

– Ay amigo que mala vista tiene Ud., y que viene a pedirme limosna a mí, quien está casi en las mismas condiciones suyas, siga adelante y pídale para los dos.

El pordiosero diz que alzo la cabeza y mirándole fijamente le dijo:

-Oh señor, no blasfeme que Ud. no está en las mismas condiciones mías. Pero puede que quede de un momento a otro. Y siguió su camino.

Este hecho es precedente a la catástrofe ocurrida la noche del 25 de noviembre de 1896, cuando el rio Carapo inundo la ciudad arrasando vidas y haciendas, entre ellas la de Don Herminio, quien seis días antes había negado al pordiosero del camino del consuelo de una limosna y el día de la inundación apenas quedaba con un horcón de su hacienda.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí