José Rafael Revenga (Cont.)

jose-rafael-revengaEn 1818 se encontraba en Angostura (hoy Ciudad Bolívar), donde una vez más se desempeñó como uno de los principales colaboradores del Libertador. Por este tiempo contribuyó a la fundación del semanario Correo del Orinoco, del cual fue director poco más tarde. A fines de 1819, al ser creada la República de Colombia (Gran Colombia), Revenga fue designado por Bolívar Ministro de Hacienda y Relaciones Exteriores, cargo en el que permaneció hasta 1821, cuando le fue encomendada junto a Tiburcio Echeverría, la misión de viajar como enviado extraordinario ante la Corte de Madrid para negociar la paz. Ante lo infructuoso de las conversaciones con las autoridades españolas, volvió a Bogotá en 1822 y a fines del mismo año emprendió de nuevo el viaje esta vez hacia Europa, donde buscaría el reconocimiento de la independencia de Colombia por parte de la Gran Bretaña, así como el arreglo de los asuntos fiscales de dicha república en el viejo continente. En 1825, regresó a la Colombia con la noticia de que Inglaterra había decidido reconocer a la nueva nación. Tras su éxito como agente diplomático, en septiembre de 1825 pasó a ejercer la secretaría de Relaciones Exteriores, cargo que desempeñó hasta noviembre de 1826 cuando Bolívar al regresar de su campaña por el sur, lo llamó de nuevo a su lado como secretario general. En este rol acompañó al Libertador a Venezuela en 1827, participando junto a él en los esfuerzos por restaurar el orden público y las finanzas en dicha nación. De vuelta a Bogotá, fue reincorporado en la Secretaría de Relaciones Exteriores, siendo nombrado además miembro del Consejo de Estado, cargo que ocupa hasta que a fines de 1828 Bolívar lo envía a Venezuela para que con el título de ministro de Hacienda reorganice las finanzas públicas y fomente el cultivo del tabaco para pagar con lo obtenido de su producción, la deuda externa. Sin embargo, esta misión quedó interrumpida en 1830 por la disolución de la Gran Colombia y la muerte de Bolívar. Luego pasar un tiempo apartado de la vida pública y dedicado a la agricultura y la ganadería, en 1844 volvió a la política al ser elegido diputado. Asimismo, tres años después fue nombrado presidente del Banco Nacional y en 1850 ocupó por un breve tiempo la jefatura del ministerio de Relaciones Exteriores durante la presidencia de José Tadeo Monagas; cargo al que renuncio por no querer refrendar la Ley de Espera y Quita, ya que la consideraba perjudicial para el crédito nacional.