El mico endiablado de Baritalia

0
460
Uakari
Publicidad

Por los años noventa Raúl Rincón Trabajaba como peón en la hacienda El Paraíso, propiedad de la Flia. Manrique (donde actualmente se construye la sede de la UPEL_IPRGR) para ese entonces se movilizaba en su yegua para ir y venir del trabajo

Una tarde cuando regresaba del trabajo a eso de las cinco y media de la tarde iba a la altura del lindero con la finca del italiano, observó entre los matorrales vio un mico entre los matorrales, se bajó de la yegua y empezó a perseguirlo con la intención de atraparlo, al poco rato lo tuvo cerca se quitó la camisa y se la lanzó por encima, el animal permaneció quieto, se acercó sigilosamente y logró atraparlo.

Se montó en su yegua con el animal recostado sobre su cuerpo y continuó rumbo a su casa por el camino el simio dio muestras de mansedumbre sacaba la cabeza para mirar el camino pero sin intentar huir, al llegar a casa ubicada en la parte alta de Baritalia cerca de la escuela le dio de comer y se incorporó como un miembro más de la familia. Ayudaba a darle comida a las gallinas y amolaba los cuchillos casi como una persona.

Sin embargo poco duró la tranquilidad del simio en su nuevo hogar pues los muchachos, los hijos de Manrique y otros de la comunidad que frecuentaban la casa, empezaron a molestarlo haciendo que el animal se volviera furioso, llegando al nivel que un día lanzaba objetos e hizo que los padres de Raúl tuvieran que encerrarse para protegerse, ante esta situación a pesar de tenerle afecto al animal, busco la escopeta la cargó, apunto y disparó pero extrañamente el tiro no salió.

El mico como burlándose de lo sucedido huyó por los cafetales desapareciendo entre los mismos. Después de algún tiempo fue visto por la finca del Sr. Pompilio (actualmente propiedad de la Alcaldía conocida como “Los Diablos”) donde entraba a hurtar alimentos, harina, panela o comida ya preparada. Otras personas de la comunidad recuerdan haberlo visto o notar la perdida de porciones de alimentos e incluso algunas prendas de vestir.

Entre esos ires y venires del simio fue capturado por unos perros quienes le dieron muerte terminando así la vida del mico endiablado.

Versión oral: Sr. Raúl Rincón. Ubicación: Baritalia municipio Junín del estado Táchira. Recopilado por Mariano Rangel Barroso

Fuente: marianorangelbarroso.blogspot.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí