El Potosí, el pueblo sumergido

2
312
El Potosí es la aldea más antigua de la Parroquia La Florida, para el año 1879 tenía ya tal categoría político administrativa, según los archivos de Queniquea.
Publicidad

Potosí era pueblito andino y pintoresco que fue fundado en pleno corazón de las montañas tachirenses hace más de 150 años

Esta aldea que fue bautizada con el nombre de “El Potosí” era el más grande y antiguo de la Parroquia La Florida que pertenece al Municipio Cárdenas del Estado Táchira.

A finales del siglo XIX, Potosí era un hermoso pueblo de montaña que aparecía en el mapa del municipio Uribante, como un pujante y vistoso asentamiento poblacional dedicado a la agricultura y la ganadería de altura.

Con poco menos de mil habitantes, Potosí adquirió prestancia y dinamismo por influencia de la economía cafetalera, sirviendo como punto de acopio y distribución.

Potosí, era un bello poblado andino de angostas calles de piedra y casas de bahareque, muy parecido por su clima de montaña a San Luis de Potosí, pueblo turístico en la sierra boliviana, se encontraba enclavado en el páramo Pabellón, situado a 1.186 metros sobre el nivel del mar, en las sierras del ramal del Uribante con una población de más de un millar de personas y una temperatura de aproximadamente 19°C. , estaba limitado por grandes montañas como la Mesa del Tigre al norte, y con Loma del Buey, a una altura de 1460 m.s.n.m., dentro de un valle profundo que lo hizo propicio para dar paso al progreso y fue escogido para sacrificarse heroicamente en nombre de la represa que ofrecería sus aguas para calmar la sed de casi todo el occidente de nuestro país.

Su clima era bastante frío y aunque poseía un suelo térmico propenso a fuertes deslizamientos y derrumbes, su tierra estaba saturada de agua y las condiciones de relieve caracterizado por la presencia de fuertes pendientes, montañas vírgenes y páramos, lo hacían el lugar ideal par construir esta grandiosa represa.

“Potosí o “El Potosi, como quiera que lo llamen, pues a lo largo de su historia y en los libros de registros se han manejado los dos términos, aunque según el Dr. Edgar Olivo Ramírez, historiador del pueblo, cuando decimos «El Potosí» nos referimos no solo a la aldea sino al conjunto de caseríos y aldeas que conforman toda esta zona paramera; y cuando decimos «Potosí» hablamos específicamente del casco del pueblo, sus casas, calles empedradas, iglesia, Plaza Bolívar, escuela que quedó bajo las aguas de la presa La Honda en el año 1984, es decir, desde hace mas de veintinueve años, durante el gobierno del presidente Luis Herrera Campíns, cuando fue desalojado por completo para dar paso a los trabajos de la represa Uribante Caparo. Desde entonces, sólo en tres ocasiones, primero en 1998, luego en 2003, en 2006 y en 2011, las ruinas han vuelto a emerger para deleite de los antiguos pobladores y de los curiosos turistas que visitan la zona.

La Fundación

Su fundación se remonta a mediados del siglo XIX, cuando Venezuela vivía en situación política de guerras que lideraban caudillos militares que reclutaban jóvenes para formar parte del ejército o de las revoluciones por lo que en las décadas de 1910 y 1920 sufrió las invasiones, saqueos y reclutamientos tanto de los ejércitos revolucionarios de Juan Pablo Peñalosa como los del gobierno dirigidos por los hermanos Juan Vicente y Eustaquio Gómez. De ahí viene el dicho «si no te agarra el gobierno, te agarra la revolución»

José Ramón Ramírez, oriundo de la quebrada San José de la Grita con fin de proteger a sus hijos decidió trasladarse a un «lugar del Táchira donde pudiera darle descanso, paz y tranquilidad, tanto a su alma como a su cuerpo», según dejó plasmado en su escrito del 20 de Noviembre de 1869, en el cual señala que en 1856 llegó a las montañas de El Potosí. Don Ramón Ramírez venía acompañado por su esposa Juana Josefa Sánchez, de sus hijos varones Marcelo. Juan Crisóstomo, Antonio de Jesús y Pedro, y de tres hijas de quienes se conoce el nombre de dos, Candelaria y María Marcelina.

Ramírez, ferviente católico y devoto al Santo Cristo de La Grita, al llegar a Potosí construyó una cabaña para casa de oración, sin contacto ninguno con su casa de habitación donde tenía una imagen del Redentor Crucificado, de la Santísima Virgen y siete efigies más. El 20 de noviembre de 1869 escribe a las autoridades eclesiásticas de Mérida, al Señor Provisor y Gobernador del Obispado Mons. Dr. Juán Hilario Boset pidiendo autorización para construir un oratorio público de tapia y teja donde se celebrara la Santa Misa y se administraran los Sacramentos. Justificaba que ir a Queniquea significaba tres días de viaje forzado y además señala “de nueve personas de que se componía mi familia cuando vinimos a descuajar la montaña ha subido la cifra en trece años a 260 personas y esto me constriñe a promover ya una casa más formal para consuelo y bien espiritual de estos buenos vecinos». Don Ramón edificó la capilla de oración pública y el 01 de marzo de 1871 se le dio categoría de viceparroquia eclesiástica.

El Potosí es la aldea más antigua de la Parroquia La Florida, para el año 1879 tenía ya tal categoría político administrativa, según los archivos de Queniquea. En febrero de 1926 Potosí tuvo la primera visita pastoral del Primer Obispo de San Cristóbal Mons. Tomás Antonio San Miguel.

La Iglesia

El 19 de marzo de 1933 el Párroco Pbro. Luis Vega organiza la comunidad y se inician los trabajos de ensanche y construcción del templo, la comisión nombrada era dirigida por Cruz Moreno y Aurelio Uzcátegui, siendo construido desde los años 1933 hasta 1939 cuando fue bendecido junto al altar del “Maestro Emigdio”.

La Iglesia era de tres naves, de hermosas columnas elaboradas con madera y formadas con tablillas. Los grandes palos fueron bajados de las montañas del Portachuelo en bueyes. El frontis estaba construido en piedra elaborada a la que llamaban “mollejón”. El maestro de la construcción del frontis fue el señor Juan Morales, venido de Táriba.

La antigua estructura de la iglesia y las ruinas del cementerio del pueblo de Potosí han quedado nuevamente al descubierto luego que las aguas del embalse La Honda, en el Complejo Hidroeléctrico Leonardo Ruiz Pineda, descendieran considerablemente con el inicio de la temporada de sequía en la región andina el pasado año, lo cual se constituyo en un nuevo atractivo turístico para propios y visitantes.

Y fue debido a la intensa sequía que padecio Venezuela se pudo observar ncreíblemente la iglesia completa y el cementerio cercano.

La primera escuela

Por gestiones de Don Cruz Moreno y su hija Carmen fue creada el 03 de Noviembre de 1936 la primera escuela Nº 3201, según oficio Nº 11.345 del Ministerio Educacional Nacional firmado por el Presidente de la República Gral. Eleazar López Contreras. La primera Maestra fue Doña Carmen Moreno devengando un sueldo de 150 Bs

La escuela funcionaba en casa de Don Cruz, luego en casa de Doña Carmen y su esposo José Pacheco hasta que en 1974 se construyó parte de la sede actual, dándose por primera vez ese año el 6º grado con el Profesor Eugenio Cáceres.

En el año 2003 se creó la Escuela Concentrada Mixta NER 524-182-380-3201, comenzándose a impartir el 7mo. grado. Actualmente los alumnos cursan el 4to. año de diversificado, funcionando en los galpones de la antigua UPROCA y en la casa cural por falta de sede propia.

Luego de veintidós años de haber permanecido bajo las aguas de la represa Uribante Caparo, y por segunda ocasión en esta década, las ruinas del pueblo de Potosí, ubicadas en el municipio Uribante del estado Táchira, volvieron a salir a la superficie el pasado año, como consecuencia de la sequía que desde principios de marzo del 2010 afecto a la región suroeste de Venezuela.

La represa del Uribante- Caparo

Ubicado a 30 minutos de la población de Pregonero, capital del Municipio Uribante del Estado Táchira en la region andina, el embalse La Honda, en el Complejo Hidroeléctrico Leonardo Ruiz Pineda, es un complejo hidroeléctrico encargado de suministrar energía a los estados andinos (Táchira, Mérida, Trujillo). El proyecto materializa en el tiempo el uso progresivo e integral del potencial energético de la región los Andes mediante la construcción de cuatro presas de tierra: La Honda, Las Cuevas, Borde Seco y La Vueltosa, las cuales a su vez dan origen a tres embalses.

Esta represa fue construida sobre “Potosí”, y su iglesia sirve de referente para medir la sequía de este embalse.

Para su construcción se tuvo que evacuar a los lugareños que vivían en este pintoresco pueblito, para poder inundarlo artificialmente.

Cerca de la represa se encuentran ubicados varios campamentos turísticos, llamados: Siberia, La Trampa y La Trampita. Además en temporada de vacaciones o feriados se pueden observar los vuelos de parapentistas que saltan desde un cerro llamado la tortuga, siendo un evento divertido para las personas que disfrutan de la vista.

En el año 1984, Potosí quedó totalmente bajo el agua. Catorce años después, en el año 1998, reaparecieron parcialmente las ruinas del campanario de la iglesia y parte del cementerio por el descenso del nivel de las aguas de la represa. La noticia se regó como pólvora y desde todas partes del país antiguos pobladores de Potosí acudieron nuevamente a la zona para sacar fotos y compartir recuerdos y añoranzas de su pueblo dormido bajo las aguas.

Cinco años después, en 2003 se registró el descenso máximo de las aguas de la represa La Honda y una vez más se produjo el resurgimiento de las ruinas y el regreso de algunos de sus antiguos pobladores, quienes viajaban a la zona buscando el reencuentro con el terruño que cedió ante el desarrollo hidroeléctrico.

En el 2010 cuando por la sequia que enfrentamos la represa disminuyo sus aguas, la iglesia resurgio totalmente y es posible caminad hasta ella y allí van otra vez los buscadores de recuerdos del pueblo de Potosí a tomarse fotos, a las puertas de este templo en el cual muchos de sus abuelos se casaron y bautizaron a sus hijos.

Ruinas de Potosí

Se trata de un conjunto de edificaciones que desde hace más de veinticinco años permanece bajo las aguas. La iglesia y el cementerio son el único vestigio que queda del pueblo sumergido de Potosí. Dicho pueblo surtía a Pregonero de insumos y productos agropecuarios, ya que para ese entonces no estaba tan desarrollada la agricultura en el páramo como en la actualidad.

Este pueblo fue inundado para la ejecución del proyecto de la represa La Honda, con la finalidad de surtir la electricidad a gran parte del estado Táchira.

Los muros de la iglesia y la torre están hechos de concreto y hierro. Las casas y el cementerio tenían sus paredes construidas con tierra pisada mezclada con pasto y piedra.

2 COMENTARIOS

    • Amigo, buenas tardes, lee de nuevo con atencion, el articulo de cierta manera compara las tierras de Potosi en Venezuela y las que existen bajo mismo nombre en Bolivia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí