En emergencia transporte interurbano de Junín

0
185
Presidentes de las líneas que entran y salen del municipio Junín.
Publicidad

Con un parque automotor disminuido en más de un 70 por ciento y con las unidades operativas deterioradas, a causa de tener que transitar a diario por una vía de comunicación en pésimo estado, los transportistas que cubren la ruta interurbana de Rubio hasta San Cristóbal, y viceversa, se declaran en emergencia, pues ya es casi imposible prestar el servicio.

La presidenta de la Asociación Civil Líneas Unidas, Erika Ramírez; el presidente de Expresos Rubio, José Manuel Ardila; el secretario, Freddy Montañez; la vicepresidenta de Expresos Delicias, Miriam Contreras, y Yovanni Acevedo, representante; el presidente de Flota Junín, José Luis Escalante, y el representante de la comunidad de Puente de Oro, César Vásquez, unieron sus voces para dar a conocer los múltiples problemas a los que deben enfrentarse para cumplir con sus funciones.

Así está un tramo de la vía al fronterizo municipio Junín.
Esto en razón de que por años han debido padecer, junto a pasajeros y conductores particulares, por una carretera principal llena de huecos y con dos tramos que ameritan una atención inmediata, pues ocasionan que generalmente no se pueda pasar y, en caso de hacerlo, es con un altísimo riesgo, tanto para los vehículos como para quienes los ocupan.

Situación caótica

El más reciente hundimiento del sector conocido como Puente de Oro originó, en primera instancia, el cierre de la vía, ya que era imposible pasar; y después de aparecer el correspondiente “pañito de agua tibia”, una capa de asfalto frío, se reanudó a medias el paso.

El grupo de directivos explicó que la situación es caótica, pues de las pocas unidades operativas, hay muchas con los parachoques partidos, por lo que deben hacer bajar a los pasajeros, debido a que con mayor peso pegan en los montículos, lo que es lamentable, por las personas de la tercera edad o enfermas que deben recorrer a pie esa parte de la carretera, a riesgo de caerse y lastimarse.

Después de esto, sigue el tramo de Santa Elena, el cual desde que se hundió, hace más de dos años, nunca se arregló en su totalidad y por sus condiciones es muy difícil acceder por ahí, lo que se agrava cuando llueve, pues se convierte en un lodazal donde los carros se quedan atascados, y en muchas ocasiones los conductores deben ir por la vía de El Valle o El Corozo, que también están en muy malas condiciones.

Por esta razón, en una oportunidad tomaron la iniciativa de reunir fondos para hacer algunos arreglos al tramo de Santa Elena, y en Puente de Oro, hace dos años, conformaron cuadrillas entre directivos y trabajadores de las líneas para ponerlo operativo y continuar con la prestación del servicio.

A esto se suman los gastos de mantenimiento, repuestos y cauchos, conseguir el combustible necesario, la inseguridad, que reina en las áreas dañadas y que ellos denominan “zona roja”, pues los delincuentes aprovechan que se debe ir más despacio o detenerse para atracar a quienes van por allí.

En consecuencia, el servicio se presta en horario reducido en la tarde, para no exponer la vida de usuarios y operadores.

Sin unidades

A la fecha, a la Flota Junín, de 45 unidades, le quedan 25 operativas; a Líneas Unidas, de 45, ahora cuenta con 23 en uso; en Expresos Delicias, de 45, solo hay 22, aunque algunas a punto de parar por falta de cauchos o repuestos, mientras que en Expresos Rubio, de 17 autobuses únicamente funcionan cuatro.

Explican que si se daña un motor o sufren otro desperfecto, se gastan los cauchos, no hay cómo repararlos o sustituirlos. Los precios del pasaje no están acordes con los gastos de funcionamiento, aun cuando estos mismos precios afectan a los usuarios que perciben un sueldo mínimo, a los pensionados sin más ingresos y a los cientos de estudiantes que todos los días deben trasladarse hasta San Cristóbal. Todo producto de la hiperinflación.

Municipio olvidado

Otro de los aspectos que plantearon es que consideran que Junín es un municipio olvidado por las autoridades gubernamentales, tantos regionales como nacionales, ya que han planteado el caso de la vialidad ante el ministro de Transporte, Hipólito Abreu, así como ante la gobernadora, Laidy Gómez, nativa de la ciudad pontálida, y al protector del pueblo, Freddy Bernal, quien hace unos días estuvo en Rubio. A pesar de que manifestaron su compromiso de gestionar el arreglo de la vialidad, todavía no hay nada concreto.

También hicieron un llamado a los alcaldes de Junín y Capacho Libertad, para que sumen su respaldo y contribuyan a las mejoras de esta importante vía que permite el acceso hasta otros municipios, como son Rafael Urdaneta, Bolívar y Pedro María Ureña.

Los representantes de las diferentes líneas resaltaron que siempre están prestos a la búsqueda de una solución que beneficie a todos; pero ya no van a permitir cuadrillas, pues si se conoce que es una vía tan accidentada, deben hacer arreglos a fondo y un mantenimiento continuo para evitar que llegue a estos extremos de deterioro.

Por su parte, el representante de la comunidad de Puente de Oro, César Vásquez, dio a conocer que por el estado de la vía es muy difícil sacar del sector los cultivos de caña de azúcar y otros rubros que ahí se producen. Además alertó acerca del problema existente con la laguna ubicada a un costado de la carretera, la cual presenta todas sus entradas tapadas, lo que puede ocasionar su desborde y un daño enorme.

La carretera San Cristóbal- Rubio es una vía de gran movilidad, tanto de personas como de insumos. Su atención prácticamente nula. Solo con recorrerla se puede constatar su estado de deterioro y, por ende, el padecimiento de conductores y usuarios. Tristemente, esto se ha convertido en la cotidianidad.

Fuente: lanacionweb.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí