Evita Nieto Sayago, “La Niña de los Milagros”

0
628
Evita Nieto: "La Niña de los Milagros"
Publicidad

Evita Nieto Sayago, La Niña de los Milagros, nace el doce de abril de 1943, muere en Rubio, a la edad de quince años.
Hija de los esposos Sr. Enrique Nieto y María de la Cruz Sayago de Nieto. Ya a la corta edad de los 11 años se dedica a la labores de catequista en la Iglesia Santa Bárbara de Rubio.

La niña a pesar de que sus padres habitaban en el sector de la Quiracha, aldea Cuquí, vivía en unión de la familia Alarcón en el centro de la ciudad.
Desde muy niña se dedicó a las acciones caritativas en ayuda de los niños más desamparados, y vivía entregada a las labores de la Iglesia en donde se dedicaba a labores de catequesis.

A la edad de los 14 años muere a causa de un tétano y es enterrada en el cementerio Municipal. La desaparición de Evita llenó de consternación a su señora madre, quien vivía en un eterno llanto y muy enferma.

Tumba de Evita Nieto en el cementerio municipal de Rubio.

A los pocos días de su muerte según revelación del padre Sierra se le aparece en una visión y le solicita que debía de decirle a su madre que dejara de padecer ya que ella se encontraba bien y que ella era una santa y que estaba al lado de Dios y de la Virgen. El mensaje lo mantuvo oculto durante un tiempo el sacerdote hasta que ya enterado de los padecimientos de la señora Nieto por la muerte repentina de su hija, en visita a Doña María de la Cruz se lo manifestó personalmente en su propia casa de habitación.

La noticia creció como pólvora en medio de la pequeña dimensión del Rubio de 1943, y ello conllevó a que muchas personas empezaran a visitar su tumba y solicitarle su intercepción divina.

Con el pasar de los tiempos la veracidad de los hechos milagrosos se hizo más popular y la tumba se convirtió en el sitio de preferencias de propios y extraños, mayormente de los estudiantes quienes en los meses de julio con el avenimiento de los exámenes finales llenan de flores y de cuadernos su tumba.

Una de las cientos de placas de agradecimiento en la tumba de Evita.

Evita Nieto constituye dentro del mundo mágico espiritual y religioso de la población de Rubio uno de los símbolos mayores de santidad y divinidad, lo cual ha conllevado a que el pueblo la llame: “La Niña de los Milagros“ o “La Santa de los Estudiantes”.

Jesús_Acevedo_Sánchez, Cronista de la Ciudad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí