Ferias y fiestas en Rubio: ¿y que tal son?

1
350
Los 50 de Joselito junto con su creador (+) Nelson Díaz, asiduos invitados a las Ferias de Rubio.
Publicidad

En Rubio, por ejemplo, cuando llegado el día de la ciudad, la semana correspondiente se llenaba de eventos festivos propios de pueblos, pólvora en morteros, misa, bautizos, desfile de la banda municipal que desde la plaza Bolívar se desplazaba hacia Pueblo Viejo pasando por Los Corredores y Lombrizal hasta llegar el cementerio, en el recorrido, se repartían sendas hojas que describían los eventos a realizarse, eran los famosos “Programas” en los cuales se señalaba cada evento con su respectiva hora y fecha de celebración y los versos de aguinaldos donde se describían comentarios exaltadores y críticos sobre personas públicas.

Hoy cada 9 de diciembre se desarrolla un evento muy protocolar en la Plaza Gervasio Rubio. Pero en aquellos años antes de existir esa plaza, el acto protocolar se realizaba en el Parque Bolívar con presencia de las autoridades civiles, militares y eclesiásticas.

La festividad popular mas impresionante se desarrollaba en donde hoy funciona el gimnasio cubierto Tierno Gómez y que para entonces conocíamos como la Plaza Colón allí se concentraba toda la actividad de tan bella época.

Aquella inolvidable plaza de toros, allá en la Plaza Colón, donde repito, hoy funciona esa enorme estructura que llaman “el tierno Gómez”. Nombre que a mi me parece que sería mejor Dr Gómez en respeto a un profesional de la medicina y rubiense proactivo.. Pues bien, en los primeros días del mes de diciembre allí se armaba una estructura circular constituida por muchas tablas colocadas sobre palos en posición vertical, la ingeniería respectiva cuidaba en extremo la prevención de seguridad para que no ocurriera una catástrofe lo cual gracias a Dios nunca ocurriò. La banda de músicos dirigida por el maestro Juán Altuve ocupaba un lugar especial, en el tendido de sombra, el mas caro, pero estaba también el tendido de sol, el menos costoso.

A eso de las tres y media de la tarde se producía el desfile por la avenida 11 que partía desde el entonces Parque Bolívar, utilerìa taurina y toreros de a pié caminaban al ritmo de la maravillosa música interpretada por nuestra Banda Municipal Francisco J Marciales, al frente, el maestro Juan Altuve marchaba casi de espaldas para poder dirigirla. Pasodobles maravillosamente interpretados por la Banda Municipal impregnaban un bellísimo aire de alegrísima fiesta, el grupo relucía con la reina de la feria y sus princesas, no faltaban las autoridades civiles metidos en traje y corbata, Prefectura del Municipio, Prefectura del Distrito, el presidente del Consejo Municipal, delegación representativa de algún país como Colombia, Portugal o Italia además de representantes del sector pudiente cafetalero y otras personalidades del status rubiense. El gran grupo de personas era cuidadosamente escoltado por agentes de policía. Al llegar a la plaza de Toros estas autoridades ocupaban un lugar específico y a eso de las cuatro de la tarde sonaba el clarín que daba inicio a la corrida, y si el desempeño del torero era bueno, un sabroso pasodoble se dejaba escuchar.

Debajo de aquella circular estructura apretadamente acondicionadas estaban las ventas de cerveza, especie de caseticas que prodigaban un asiento de tabla al sediento consumidor, alrededor de la estructura circular, ventas de caramelos confitados y la famosa montaña rusa, estructura metálica contentiva de carros chocones, helicópteros de un solo pasajero que contenía una palanca para hacerlo subir o bajar, carrusel giratorio circular de caballitos de diversos colores, y otros dispositivos elecromecánicos que escapan a mi memoria. Aquel inolvidable ambiente ferial era acompañado por parlantes metálicos cuyo sonido semichillón dejaban escuchar los temas ranchero-mejicanos del momento, concierto que a veces era interrumpido por la gritería proveniente del circo de toros cuando alguno de los toreros era sorprendido por el toro al lanzarlo por los aires, o cuando diestramente remolineaba pases taurinos que arrancaban gritos y aplausos de todos los asistentes. Esas eran las fiestas de Santa Bárbara de Rubio que los niños y jóvenes hoy ya entrados en años recordamos con nostalgia y que al arecer, nunca volveremos a vivir.

Ya avanzado el mes se producía el famoso e inolvidable 24 de diciembre, las carticas para pedir el regalo al niño Jesús y luego ese 25 en la mañana cuando los niños salían bien temprano a exhibir los regalos recibidos, carros, pistolas, trenes, muñecas, y una variedad inolvidable de juguetes, algunos niños se paseaban orgullosos por la calle Táchira en alarde como de envidioso orgullo.

Toda esa semana hasta el día 31era la semana de los niños, la cual se sentía como que ya estaba llegando el fin de año, en el ambiente se sentía un tradicional nerviosismo por la llegada del nuevo y despedida del viejo año.

Esta preciosísima época se acompañaba con música de la que hoy se conoce como “Los Cincuenta de Joselito” y que entonces eran los inolvidables temas del colombiano “Guillermo Buitrago”, El Ron De Vinola, Dame Tu Mujer José, María Teresa y La Araña Peluda, Noel Petro de Colombia entonces era el competidor ocasional con su “Cabeza de Hacha” y “Me Voy Pal Salto”, este último tema alusivo al Salto del Tequendama en Colombia. Los villancicos eran entonces exclusividad del colegio de las hermanitas y del parlante de la iglesia.

Este mes de diciembre así desarrollado, concluía entonces con la espera de la media noche del 31, unos con ojos llorosos otros con una alegría espontánea o condimentada con un buen palo de algún licor, las damas en forma recatada solo bebían ponchecrema, y así reunidas las familias en sus respectivos hogares al filo de la medianoche iniciaban una cadena de abrazos cargados de buenos deseos de

. . .“feliz año y pròspero año 19” . . .

para luego con amplias sonrisas salir a la calle, a las casas vecinas a entregar lo mejor de la navidad, un fuerte y caluroso abrazo de

. . . “FELIZ AÑO” . . .

Por Alexander Omaña

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí