La Paradura del Niño: tradición Tachirense.

0
304
paradura del niño 2021
Publicidad

La paradura del niño es una tradición de los Andes Venezolanos que se celebra el 02 de febrero de cada año e incluso en tiempos de Pandemia. Esta tradición consiste en celebrar el momento en el cual el niño Jesús comienza a caminar; luego se pierde y es hallado entre los doctores de la ley, en tal sentido el dueño o dueña de la casa invita a familiares y vecinos a participar y elige dos padrinos los cuales se encargarán de donar el aporte económico y apoyo que amerite dicha celebración.

En otros casos se celebra «el robo y paradura del niño» donde el niño es robado por un vecino. A los pocos días vienen los vecinos en procesión tocando de puerta en puerta y preguntando «¿aquí está el niño Dios? “; luego, al encontrarlo, comienza la celebración con un gran despliegue y cantos de aguinaldos venezolanos entre ellos: “Niño lindo”, “Cantemos”, “Corre caballito”, “Din din”, “El tun tun”, “Ave María” y muchos más. Posteriormente el niño es restituido a la casa de donde fue robado.

Los aguinaldos pueden estar acompañados de ejecutantes del cuatro, el violín, la guitarra, maracas y otros que surjan del imaginario creativo y popular. La idea es celebrar que el niño se pare y camine; por lo cual salen en procesión con el niño en manos de los padrinos caminando adelante y quemando pólvora.

Posteriormente se finaliza en la casa donde se degustan diversos pasapalos y comidas típicas tales como pastelitos, masatos, dulces y postres entre otros.

Marlene Meza Vidal, en la ciudad de Rubio, cumple hoy 02-02-2021 treinta años ininterrumpidos de celebrar la paradura del niño en su casa y recuerda con emoción que también lo celebraba en la escuela de labores «Santa Bárbara de Rubio»; donde con gran entusiasmo contaba con la colaboración de las docentes que integraban las diversas áreas de esa institución donde todo se hacía de manera tradicional es decir; se rezaba, cantaba y se finalizaba con un rico refrigerio y quema de pólvora; lo que hoy es para todos los Venezolanos una reminiscencia de la Venezuela progresista de la abundancia en la cual era fácil hacer un rico compartir.

Esta bella celebración estuvo en esta ocasión acompañada por el misionero Rubiense Rómulo Ruíz cuyo mensaje fue el siguiente: «Que esta paradura del niño, en tiempos de pandemia, sirva para tener presente de que Jesús tuvo una infancia y que, por esa infancia, muchos niños fueron sacrificados; y en la actualidad existen los nuevos Herodes y Heroditas en algunas partes del mundo. Inclusive muchos niños el día de hoy han sido sentenciados por sus propias madres. valiéndose de los derechos de la mujer para cometer esos crímenes. La paradura del niño nos recuerda los primeros pasos que da Jesús sobre la tierra guiados de la mano de María y José; Jesús debe nacer en su divina infancia en cada uno de sus corazones «.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí