Tras las rejas por golpear a su progenitora en Rubio

0
448
La hija acostumbraba a agredir a la madre cada vez que llegaba ebria a la casa.
Publicidad

Ante la denuncia que formuló una angustiada sexagenaria contra su hija de 35 años de edad, a la que acusó de contantemente agredirla física y verbalmente, funcionarios de Politáchira aprehendieron en Rubio a la agresora y la colocaron a disposición del Ministerio Público, por las lesiones que le causó durante el último ataque.

Este martes, a finales de la tarde, Gladys P., de 69 años de edad, como se identificó la víctima, se presentó ante la sede policial de Rubio y manifestó que su hija, Nathaly C., de 35 años, en reiteradas oportunidades la había agredido físicamente. La agresión consistía en golpes, vejaciones y maltratos verbales, razón por la que ya estaba cansada de la situación, a raíz del último hecho.

Agregó que esto ocurría generalmente cuando la hija llegaba ebria a la casa en la que ambas vivían, ubicada en la parte alta de La Victoria.

Explicó, en este sentido, que la hija acostumbraba a visitar la plaza Urdaneta, donde se reunía con otras personas para departir e ingerir licor.

De otra fuente conocieron que la mencionada mujer, a la que conocen ampliamente en esa zona, además de alcohol, aparentemente también consume sustancias estupefacientes y psicotrópicas, lo que la haría aún más hostil e irracional al interactuar con la madre.

La confrontación entre ambas se originaría cuando la hija, al llegar a la residencia, pretendía que la madre actuara como la mujer de servicio, exigiéndole cosas que la sexagenaria no estaba en disposición de hacer.

Por ejemplo, según la fuente consultada por los policías, Nathaly se enojaba cuando al regresar de la plaza, la madre no le tenía comida.(MB)La situación se había exacerbado, tanto y a tal punto, que la dama de la tercera edad, cansada de las vejaciones de la hija, últimamente la había estado confrontando, lo que originaba los constantes ataques de Nathaly.

Además de golpearla y halarla del cabello, según habrían observado los vecinos, también la sacaba de la casa a empujones.

La detención de la hija agresora no fue difícil, pues una vez Gladys hizo la denuncia, los policías la ubicaron, a los pocos minutos, en la plaza Urdaneta, ubicada frente a la sede de Politáchira.

Del caso tiene conocimiento la Fiscalía de Flagrancia del Ministerio Público.

Fuente:lanacionweb.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí